29 de abril de 2012

Tropical fantasy - I Capítulo: Traicionados

Nueva York.

Era primavera, en un austero estudio de Nueva York. Ethan estaba esperando una importantísima llamada que podría llevarle a la fama por la que tanto había luchado desde que su amigo Logan lo traicionó. Sus pinturas estaban por todas partes, había cuadros hasta en el baño. Ethan tenía imaginación de sobra y era capaz de imaginarse distintas situaciones que pintar, distintos paisajes neoyorquinos que plasmar en un bonito cuadro y sobretodo, tenía modelos preciosas a las que retratar. Su pasión había sido siempre pintar.

Ethan se sobresaltó al escuchar el teléfono sonar. Era la llamada que estaba esperando, de un hombre llamado Tom.

—Con este trabajo conseguirás la fama que deseas, serás un pintor de renombre.
—¿Y si algo sale mal?
—Deja las paranoias, Ethan. Nos jugamos mucho con esto.
—Lo siento, lo de mi amigo todavía me tiene nervioso.
—Es normal, ese amigo tuyo hizo pasar por suyos todos tus trabajos y ahora temes de todo aquel que quiera ser tu socio. Pero en mí puedes confiar.
—Lo sé, Tom. Gracias por querer ayudarme.
—Bueno, a mí me ayudaron cuando quise darme a conocer en el mundo de la fotografía, ahora quiero hacer lo mismo yo contigo.
—No te defraudaré.
—Ya lo sé, tienes talento de sobra.
—¿Entonces cuando firmo?
—Esta misma tarde tendré todo preparado y en una semana salimos a Miami.

Ese trabajo no iba a ser nada difícil para Ethan. Solo debía dejarse fotografiar por Tom. Ethan llevaba años buscando la fama y cuando su mejor amigo Logan triunfó haciendo pasar por suyos los cuadros de Ethan, lo entendió todo. Su amigo no había tenido inconvenientes en dejarse ver por las cámaras, en dejarse fotografiar como el gran pintor que no era. Había conseguido vender una imagen y no un cuadro, y esa imagen fue lo que le llevó a la fama, aunque fuera por unos días.

Cuando Ethan reveló a la prensa que Logan era un estafador, tuvo que luchar para que le creyeran y una vez conseguido, se esfumó. Ese podría haber sido su momento, pero la rabia y la decepción que llevaba por dentro se lo impidió. Maldijo el día en el que confió en Logan delante de las cámaras de televisión y se dio media vuelta dando de qué hablar a la prensa durante días, hasta que se cansaron y se olvidaron de él.


Pero ahora Ethan había cambiado al conocer a Tom. Él le estaba ayudando a superar esa decepción que sentía y lo más importante, le estaba dando oportunidades para darse a conocer en galerías de arte donde él tenía influencia gracias a sus fotografías. Y ahora le daba la oportunidad de darse a conocer en una revista de moda. Pero Ethan no era el único al que Tom ayudaba.

Carolina del Sur.

Chloé caminaba entre los árboles del denso bosque que rodeaba su casa. Amaba la naturaleza y vivir en contacto con ella, eso es algo que había aprendido de su padre. Se quitó la ropa para meterse en un pequeño lago que había a unos pocos kilómetros de su casa. El contacto con el agua fría la despertó por completo, a pesar de ser muy temprano. De repente su cabeza comenzó a recordar todo lo que Chloé había estado queriendo olvidar todo este tiempo. Pero era el momento, llevaba posponiendo eso mucho tiempo y ya era hora de pensar en que su novio no era el príncipe azul del que se había enamorado. Era hora de superarlo y entonces, dejó de ocultar en un rincón de su pensamiento esos recuerdos y los dejó escapar para revivir esos momentos.

Poco a poco comenzó a recordar el momento en el que había comenzado todo. Cuando paseaba de la mano por ese mismo lago con su novio Nathan y decidieron darse un baño desnudos. Chloé dejó que Nathan la fotografiara con la completa seguridad de que esas imágenes jamás verían la luz. No dejó que ninguna parte de su cuerpo se quedara sin fotografiar y Nathan se encargó de que así fuera.

Luego recordó cómo una mañana se levantó y al entrar en Internet para hablar con sus amigas, éstas le dijeron lo que había pasado. Chloé no podía creérselo y entró ella misma en la red social en la que sus amigas le habían dicho que estaban las fotos. Y, efectivamente, todas las fotos estaban colgadas en esa red social pública con su nombre y apellido al lado.

De repente el rechazo de sus padres y las palabras de desaprobación y decepción le vinieron a la cabeza como bofetadas. Era lo que más le dolía, que sus padres no la hubieran apoyado. Suficiente había sido perder toda oportunidad de trabajar en una gran agencia de modelos como siempre había querido y que encima el culpable haya sido su novio, como para que también sus padres le dieran la espalda. Sin contar con que medio mundo la había visto totalmente desnuda. Pero quién no le dio nunca la espalda fue Tom, el fotógrafo con el que estaba trabajando en aquella época, que al enterarse la había llamado para ayudarla.

El móvil de Chloé sonaba mientras ella seguía sumida en sus recuerdos. Salió del agua después de una hora y se fue andando a casa. Cuando llegó vio que tenía tres llamadas perdidas de Tom y decidió llamarle ella para ver qué quería.

—¡Cariño! —exclamó Tom igual de cariñoso que siempre.
—Hola, ¿dónde estás?
—En Nueva York.
—¿Nueva York?, ¿Y a mí me dejas aquí?
—No estoy de vacaciones, estaba hablando con alguien muy importante para nuestro trabajo de la semana que viene.
—Es verdad, en Miami. ¿Con quién hablabas?
—Ya lo conocerás, ahora escucha: en una hora más o menos llegará un señor a tu casa con el contrato. ¿Lo firmarás?
—¡Claro, Tom!
—Bien, nos vemos la semana que viene en Miami.

Una semana después

—Me llamo Chloé. —dijo ella sonriendo ampliamente.
—Yo soy Ethan. —dijo él acercándose para darle dos besos.
—¡Veo que ya os conocéis! —exclamó Tom desde la puerta.
—¡Tom! —gritó Chloé mientras corría a saludarlo.
—¿Lo conoces?
—¡Qué pregunta más tonta, Ethan! Si Chloé es mi modelo preferida...
—Voy a posar hoy para él, ¿y tú de qué lo conoces?
—Yo también voy a posar para él hoy...

2 comentarios:

  1. Me guuuuuusta quiero el siguiente capítulo yaaa!! Aunque imagino que con lo liada que estarás tendré que esperar un poquito... :( jaja supongo que valdrá la pena! :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sé lo que va a pasar en el próximo capítulo ya, pero... no tengo tiempo ni ganas para ponerme a escribir. Me quedan solo dos semanas de clase! Así quiero darlo todo ya y después ya tendré tiempo entre examen y examen XD

      Eliminar

Hello, hello ~ Espero que tu comentario sea igual de picante que mi entrada.

¡Gracias!