9 de julio de 2016

Rose & Lilith

Me pregunté durante muchos años que por qué soy diferente a los demás, por qué Dios me tuvo que hacer así, por qué permite que se burlen de mí y que me traten mal. Luego crecí, llegué a pensar que era invisible para todos, que no le importaba a nadie y poco a poco me fui acostumbrado a mi pequeña burbuja, todo dejó de importarme y las burlas pararon porque ya no me afectaban. 

Pero seguí guardando dentro de mí la esperanza de encontrarle la respuesta a esas preguntas. Y lo hice el día que te conocí aquel 28 de junio. Entendí que Dios me había hecho diferente porque estaba escrito que tú y yo seríamos el uno para el otro, almas gemelas, inseparables. 

Palomas sin alas.


4 comentarios:

  1. Aww, se me puso la piel de gallina. Particularmente me encantan los relatos homo, y aunque este hay que leerlo con atención para darse cuenta (si no hubieras puesto la imagen ni se me habría pasado por la cabeza XD) es muy bonito, ajdhls. Te animo a que sigas escribiendo sobre este tema :D ¡Un beso!

    Sorteo LQTAE

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola! Este fragmento pertenece a la historia de Palomas sin alas, una historia homo de dos mujeres. De esa temática solo he escrito sobre mujeres y también tengo Coconut y Los amantes de Azahara :)

      Un besote!

      Eliminar
  2. ¡Hola guapaaa!
    Me ha gustado mucho. Es lo que cualquiera podría sentir actualmente en esas circunstancias. Y eso que nos hacemos llamar "sociedad avanzada". Espero que este tipo de cosas se sientan cada vez menos.
    Y el final es precioso ^^ te deja buen sabor de boca :)
    ¡Un besazo guapa!
    #Sorteo LQTAE

    ResponderEliminar
  3. En lo personal me encanta el romance o erótica homosexual. Aunque sea una chica hetero, me gusta mucho ver lo felices que son mis compañeros de piso con sus respectivas parejas. Adoro cuando están haciéndose arrumacos y me dolió mucho que, estando en el siglo en el que estamos, el hecho de que se agarren el uno a otro en plena calle generen ese rechazo o llamen la atención, puesto que si fuera yo la que me abrazo a mi chico pasaría desapercibida pero como es entre otros sexos se ve jodidamente mal y la expresividad y esas caras de asco que ponen me parecen, como poco, penosas. Salíamos de comer un día las 3 parejas, dos parejas homosexuales - chico con chico y chica con chica - y mi chico y yo y vi como uno le decía a otro mira, mira señalando a los chicos porque estaban dándose un simple pico en la calle y expresando su amor a la luz de la luna.
    Sinceramente aun tenemos que aprender mucho de otras personas que no juzgan a los heterosexuales por demostrarse su amor sea donde sea; aplaudo desde aquí tu dedicación a los relatos homosexuales. Espero que gracias a ello personas homófobas puedan comprobar que lo único que les diferencia es que ellos se enamoran de un alma y no de ese cuerpo que obligatoriamente tiene que ser contrario al tuyo y con órganos diferentes.
    Espero leer mucho más estos relatos. Quizá no haya hablado de lo que has escrito porque me parece una aberración de la naturaleza tratar diferente a un ser humano por su condición sexual, pero espero que mi vivencia te sirva o te inspire para seguir con tus relatos.
    Un beso guapísima ;)

    Etérea

    ResponderEliminar

Hello, hello ~ Espero que tu comentario sea igual de picante que mi entrada.

¡Gracias!